Centrodemadrid

El injusto equilibrio del capitalismo

Posted in Uncategorized by centrodemadrid on diciembre 16, 2008

Hoy saldré de mi temática habitual para hacer una reflexión a raíz del caso Madoff, que ha reavivado en mí una antigua inquietud: la imposibilidad metafísica del capitalismo. Siempre ha parecido imposible que un mundo pueda ser justo (entendiendo por justicia el dar a cada uno lo suyo) cuando hay algunos que reciben más de los que dan: en esto consiste cobrar un alquiler (llamado “interés”) por el dinero prestado.

 

Si la cantidad de dinero siempre es la misma, el sistema para mantenerse necesita víctimas: personas que se queden sin nada para que otros puedan ganar (algo). El capitalismo siempre se ha basado en eso: el “equilibrio” del capitalismo es, en realidad, un trasvase de recursos entre ganadores y perdedores. Un juego de “suma cero”, lo que ganan unos es porque lo pierden otros.

 

En la medida en que necesita “víctimas”, lo mejor es que éstas no se den cuenta de que lo son. Y así, los más listos, son los que roban un poquito a cada uno sin que éstos se den cuenta. El capitalismo (decía Pound) es, en realidad, un “robo a gran escala” entendiendo por gran escala lo mismo que gran cuantía, la suma de pequeños hurtos. Hay muchas formas de avaricia, desde el antiguo tendero que truca su báscula para sisar cien gramos de mercancía a cada comprador hasta el más avispado que da la vuelta al sistema y decide explotar la avaricia ajena.

 

En esta ocasión, las víctimas de Madoff  son ricos o al menos lo eran antes de ser estafados. Ricos y avariciosos.  Entre los españoles están Alicia Koplowitz y Botín.Y esto es lo que me alegra en cierto modo. Ya era hora de que los ricos experimentasen en sus carnes en qué consiste el capitalismo. Ya era hora de que se supieran qué se siente desde este lado del mostrador.

 

Anuncios

6 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. jmp said, on diciembre 16, 2008 at 1:48 pm

    En realidad no es un Suma 0, porque hay quien puede imprimir billetes y generar deuda aumentando la inflación, y haciendo que los pobres sean aún más pobres.

  2. David said, on diciembre 16, 2008 at 1:50 pm

    Interesante reflexión, pero algo superficial. En realidad la “trampa” del capitalismo no radica necesariamente en el interés, que ciertamente es una parte del capitalismo. La verdadera trampa del capitalismo es hacernos creer que “ganamos” un sueldo para gastar “en nostros”, pero en realidad los proletarios consumen medios de vida que proveen otros capitalistas, es decir, nosotros sobrevivimos y ellos ganan con nuestra sobrevivencia. En este sentido, el capital se base en la plusvalía para mantener el desequilibrio, que no es otra cosa que la diferencia entre lo que te pago y el el trabajo social que invertiste en la producción de una mercancía. Si no ¿de donde sale el capital? ¿de la magia?

  3. eulez said, on diciembre 16, 2008 at 2:03 pm

    Muy bien dicho!

  4. mig said, on diciembre 16, 2008 at 2:32 pm

    Me da que el argumento,
    -“Un juego de “suma cero”, lo que ganan unos es porque lo pierden otros.”
    no es cierto , pues la riqueza se puede crear y destruir, no es como la materia o la energía.
    Imagina un mundo en el que nadie hiciese nada:
    ¿se mantendría la riqueza? sólo los minerales en las minas, el resto desaparecería en mas o menos tiempo.
    ¿y si todo el mundo hiciese algo provechoso?
    ¿se seguiría manteniendo el mismo nivel que sin hacer nada?
    El argumento es erroneo. No lo uses.

  5. plavy said, on diciembre 16, 2008 at 2:39 pm

    El objetivo del capitalismo no es el reparto de la riqueza. El objetivo, que no siempre se cumple, es que el que mas se lo merezca, tenga mas.

    Quizas para esto necesite un poco de ayuda del socialismo…

  6. j.f. sebastian said, on diciembre 17, 2008 at 10:53 pm

    La situación que describes no es muy diferente de ‘El buscón’ o ‘El lazarillo de Tormes’, escritos mucho antes de que se inventara el nasdaq o la bolsa. Sólo que ahora los pícaros se duchan a diario y visten de firma. El capitalismo no es la panacea, estoy de acuerdo. No sé tú, pero yo me alegro muchísmo de haber nacido en este lado del muro de Berlín. Recuerdo que hubo gente que se dejó la vida al intentar abandonar el ‘paraíso socialista’.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: