Centrodemadrid

El aire envenenado que respiramos

Posted in Uncategorized by centrodemadrid on enero 23, 2011

Los vecinos de Madrid tenemos muchas razones para estar cabreados.

Nos suprimen polideportivos (el de La Latina, que era el de mi barrio cerró hace dos años), las plazas se cubren de cemento, se talan los árboles, las fuentes de agua potable desaparecen, el espacio público se explota como un bien más, los jardines de las vistillas se ceden a los curas para que hagan edificaciones.

Se dan toda clase de facilidades al transporte privado para favorecer un tipo de consumo destinado a la hostelería, el dinero público se destina a subvencionar “setas” para calentar las zonas de terrazas. Se peatonalizan las calles para que sean comerciales, pero luego se prohíbe a las bicicletas circular por ellas.

Y ahora nos enteramos que, además de todo esto, el aire que respiramos está envenenado de NO2, el NO2 produce cáncer y todos estamos respirando este aire enfermo y envenenado.
y ¿qué hace el Ayuntamiento para evitarlo?

Hasta ahora ha hecho dos cosas:

1) Cambiar los medidores de sitio, es decir, alterar los resultados.

2) Pedir una moratoria a Bruselas para el cumplimiento de los índices de contaminación.

Es evidente que ninguna de estas dos medidas servirá para atajar el problema, solo para maquillarlo, camuflarlo, supongo que para seguir en el poder. Aquí ya podríamos empezar a preguntarnos para qué quieren seguir en el poder, pero tal vez no estemos preparados para conocer la respuesta, así que no seguiré por ahí-

Diré únicamente que los políticos no están haciendo nada para evitar que nuestro aire siga envenenándonos, y por eso, en medio de toda esta hipocresía de nuestra clase política es de agradecer una iniciativa como la de Equo. Para aquellos que no lo sepan, Equo es el partido político que ha creado López de Uralde, activista de Green Peace que estuvo encarcelado en Dinamarca por irrumpir en una cena de gala durante la cumbre del clima.

Equo ha propuesto 10 medidas concretas al Ayuntamiento de Madrid para acabar con la polución,

1.- Establecimiento de un Protocolo de Alerta a la ciudadanía, para advertir de los episodios de alta contaminación y prevenir actividades de riesgo para la salud.

2.- Restablecimiento inmediato de la Red de Medición de calidad del aire.

3.- Restricción del uso del vehículo privado en períodos de alta contaminación.

4.- Cumplimiento de la Estrategia Local de Calidad del Aire con objetivos concretos en reducciones de tráfico. Concretamente declarar nuevas zonas de prioridad residencial: barrios de Universidad, Noviciado, Malasaña, Chueca- donde estas actuaciones cuentan con un amplio apoyo vecinal ya que se encuentran en la Agenda 21 del distritito, Argüelles y Chamberí. Actualmente sólo son el barrio de Las Letras y Embajadores. A esto añadiría, también nuestro barrio, el de Palacio. Actualmente los vecinos estamos recogiendo firmas para respaldar esta inciativa. Solicitamos la reducción drástica del tráfico privado en toda la calle Mayor y sus aledaños.

5.- Reducciones de espacio en calzada. Reducción de carriles de circulación y bandas de aparcamiento, y su asignación a peatones, autobuses y bicicletas.

6.- Reducción de la flota de vehículos oficiales. Ejemplaridad de las autoridades en el uso del transporte público.

7.- Cumplimiento del Plan de Mejora del Parque de autobuses de la EMT, con indicadores concretos y públicos, y plan de renovación del Taxi promoviendo vehículos menos contaminantes.

8.- Exclusión de los vehículos más contaminantes (camiones, autocares, 4×4) de la almendra central (distritos en el interior de la M-30)

9.- Apoyo a la extensión de la bicicleta en Madrid, promoviendo su uso como medio de transporte a través del establecimiento de redes de carriles bici y sistemas de alquiler.

10.- Promover un Pacto por la Movilidad en Madrid contando con los agentes sociales.

Está claro que Madrid necesita un cambio. Tal vez aquí esté la solución.

Anuncios

¿Contenidos digitales en España?

Posted in Uncategorized by centrodemadrid on enero 23, 2011

 Lejos de lo que algunos dicen, la profusión de descargas de contenidos en España no obedece al hecho de que seamos un país de catetos que no respetamos la cultura.

Obedece simplemente al hecho de que los españoles carecemos por completo de  alternativa viable a las descargas.

Supongamos que un español quiere ver una película norteamericana en concreto y no “lo que echen” en la tele ese día. Supongamos además, que no lo quiere ver en versión doblada, sino en versión original subtitulada. Supongamos que ese español no está abonado a ninguna de las plataformas de pago. Supongamos que no tiene ningún video-club cerca de su casa.

¿Alguien puede dar alternativas a la descarga? A mí no se me ocurre ninguna. Y si  hubiera alternativa ¿a qué precio? Es lógico que la posibilidad de ver una película en streaming, con buena calidad no puede costar lo mismo que alquilar una copia en un videoclub (que viene costando unos 3 euros) ya que evidentemente los costes no son los mismos.

Yo estaría dispuesta a pagar 1 euro por ver un capítulo de alguna de mis series favoritas en HBO, pero dudo que algún día pueda verlo en España, ya que, en este hipotético modelo de  negocio, ¿Quiénes saldrían perdiendo? No las productoras que generen contenidos atractivos para el consumidor,  ¿Quiénes sobrarían? Sobrarían los intermediarios, es decir aquellos que no aportan nada, aquellos que se limitan a “empaquetar” contenidos ajenos y ofrecerlos al público español.

Sobrarían las teles.

Por eso hay quien parece empeñado en que la gente se olvide de Internet para el acceso a contenidos audiovisuales. De lo que se trata es de que la gente siga viendo la tele. Para tenernos a todos bien aborregaditos viendo lo que echen y tragándonos un doblaje infame. Y de vez en cuando unos informativos, para contarrnos a todos lo que pasa en el mundo.  

Pero, a pesar de los intentos de algunos, yo  creo que ya no hay vuelta atrás. Por eso, si  un día como hoy, 23 de enero de 2011, quiero ver mi serie favorita, no me queda más remedio que descargármela. Además, puedo verla en versión original pues siempre hay alguien al otro lado del mundo (en México, generalmente) que la subtitula para que otros podamos verla.