Centrodemadrid

Where are my impuestos?

Posted in Uncategorized by centrodemadrid on julio 10, 2009

Este año en Madrid 30.000 niños de 0 a 3 años se han quedado sin plaza en una guardería pública, escuela infantil o cómo se le quiera llamar.

Esperanza Aguirre prefiere que no se hable de “lista de espera” porque “nadie tiene derecho” a escolarizar a sus hijos de 0 a 3 años. Y, al no existir tal derecho, la Administración no tiene obligación de proveer esta clase de prestaciones a los ciudadanos. En apoyo de su argumento, compara las guarderías a los pisos de Protección Oficial a los que, en definitiva, ningún ciudadano tampoco tiene derecho. En fin, todo este argumentario  nos lleva a la convicción de que, según la postura oficial vigente en Madrid, proveer esta clase de servicios es más un acto de caridad que una prioridad y que, por tanto, tenemos que estar bien agradecidos  y no hacer demasiadas preguntas.

A mí gustaría aprovechar este post para hacer referencia a una serie de cosillas que el Gobierno de Madrid tampoco tiene obligación de hacer (pero que, al fin y al cabo, hace) y, sobre todo, de cuánto nos han costado esas cosillas de nada a nosotros, los ciudadanos.

Caja mágica: 160 millones de euros
Traslado del Ayto a Cibeles: 440 millones de euros
Gastos preolímpicos Fase I: 10, 7 millones de euros
Gastos preolímpicos Fase II: 29,7 millones de euros

TOTAL: 640 millones de euros

El coste medio de construir una Escuela Infantil es de 1,2 millones de euros y su capacidad media de 110 niños.

Si dividimos el total de estos gastos nos salen unas cuentas de lo más chachi. Fijaos: con los 640 millones de nada, se podrían haber construido 533,6 guarderías, lo que daría cabida exactamente a 58.703 niños. El doble de los que no han obtenido plaza. ¿qué significa esto? Que, con la mitad de lo que  han gastado entre el Madrid preolímpico y el nuevo palacio del Alcalde estaría resuelto el problema en Madrid para todos. Pero la realidad es otra: 30.000 familias sin Plaza y me imagino que esto es así por una mera cuestión de prioridades, donde los ciudadanos y sus necesidades cuentan más bien poco. También creo que las 30.000 familias que nos hemos quedado sin plaza en una guardería pública (que, por cierto, son las que tienen las mejores instalaciones) somos personas de clase media y, como tales no reunimos los suficientes puntos para el acceso a la “caridad”. Pero el caso es que también somos –y eso conviene no olvidarlo- las que pagamos más impuestos, cuyo destino tan frívolamente  deciden los dirigentes de Madrid en clara connivencia con las mayores empresas del país.

Estando en un puesto de dos dígitos de una enorme la lista de espera, sin ninguna posibilidad de obtener plaza a uno le acaban dando ganas de que la manita con que nos saluda Gallardón con ese lema en Spanglish “Hola Everyone” sea sustituido por un buen corte de manga con un lema también en Spanglish que diga: Where are my impuestos ?

Anuncios

Javier Marías: “Tengo un razonamiento”

Posted in madrid, Uncategorized by centrodemadrid on junio 1, 2009

Javier_MariasMi admirado Javier Marías publica en EL País Semanal un artículo de opinión con el que no puedo estar más de acuerdo. Se titula “Tengo un Razonamiento“, parafraseando el lema “Tengo una corazonada” con que el Ayuntamiento pretende promocionar la candidatura olímpica de Madrid. En el artículo, Marías carga las tintas contra la irresponsabilidad de nuestros responsables políticos que se empeñan en perseguir afanosamente las Olimpiadas para Madrid, cuando no se preocupan de la calidad de vida de sus habitantes.

La percepción de que los ciudadanos somos un estorbo para las autoridades no la tiene sólo Javier Marías y somos muchos los que la compartimos. Personalmente, no entiendo qué motivación ha llevado al Alcalde a invertir 70 millones de euros en obras innecesarias en el distrito Centro de Madrid, cuando las dotaciones sociales de mismo están muy por debajo de las recomendaciones de la Unión Europea.

Los vecinos del distrito centro no tenemos polideportivos, ni carril- bici, ni escuelas infantiles, ni centros de día para mayores, ni bibliotecas públicas, dotaciones que venimos reclamando con insistencia mientras vemos cómo el Ayuntamiento dilapida el presupuesto de nuestro distrito, no en satisfacer las necesidades de los vecinos (que son muchas), sino en obras sin criterio como levantar y volver a construir las aceras varias veces. Parece que se hayan vuelto histéricos.

Por lo demás, dudo de que la estadística municipal que cifra el apoyo popular a la candidatura de Madrid para las Olimpiadas en un 90 por ciento, sea cierta. Habría que ver en qué términos se ha planteado la encuesta y a qué personas. Porque, sin duda, en los tiempos de restricción presupuestaria que vivimos, pocos dudan de que haya otras prioridades de gasto público. Un ejemplo, la Caja Mágica (que nadie sabe muy bien para quién es y para qué sirve) ha costado 160 millones de euros. Lo mismo que 75 escuelas infantiles.

Cito uno de los párrafos del artículo:

“Todas esas autoridades, si de verdad quisieran una Olimpiada, lo primero que harían sería permitir vivir aquí. Es decir, pasear, respirar, trabajar, descansar, dormir. Dejarnos en paz. Es ya una cuestión de supervivencia: somos nosotros o ellos. Que se vayan ellos, por favor.”

AMÉN