Centrodemadrid

Las terrazas en el centro de Madrid: Gallardón “vende” el descanso de los vecinos

Posted in Uncategorized by centrodemadrid on abril 16, 2011

Hay vecinos que están hartos, y con razón. El ambiente anda más que revuelto por la calle Santiago.

Nuestro Alcalde Gallardón, en su empeño de pagar la deuda que corroe el Ayuntamiento, ha decidido comerciar con el derecho al descanso de los vecinos. Un día haré un post más detallado sobre el tema, pero en los últimos años de su Gobierno ha ido modificando las ordenanzas municipales para promocionar la instalación de terrazas, es decir, para que los bares pongan sus mesas en la calle y la gente pueda sentarse a consumir alcohol en la vía pública.

Las modificaciones han consistido en ampliar el horario, (hasta la una de la madrugada los días laborables, y a las dos y media los viernes, sábados y vísperas de festivos), en reducir el ancho de acera mínima para instalar mesas, y lo último, ya que consiste en suprimir la necesidad de autorización. Es decir, en instaurar una especie de “barra libre” para que todo el que quiera se sirva del espacio público como le venga en gana.

Resultado: Gallardón nos ha vendido, situando el descanso de los vecinos a merced de l afán de lucro de los hosteleros.

Es posible que los vecinos no estén muy al tanto de las sutiles modificaciones que Gallardón ha ido introduciendo en la normativa sobre terrazas. Y que, que a diferencia del lobby hostelero, no se hayan enterado de este proceso de revisión normativa. Pero lo que resulta indudable, es que son los ciudadanos quienes sufren las consecencias de este desmadre regulatorio.

Los horarios de estos locales son incompatibles con el descanso nocturno de los vecinos, muchos de los cuales tienen niños pequeños a los que hay que acostar temprano pues tienen que madrugar para ir al colegio.

Un lunes cualquiera las terrazas cierran a la una, y a esa hora en la que empiezan a recoger mesas y sillas, arrastrándolas, y generando aún más ruido. En caso de cumplimiento de horario, los vecinos, la víspera de un día laborable, no pueden contar con silencio hasta la 1 y media de la madrugada. Las vísperas de sábados, domingos y festivos, los vecinos que tengan una terraza enfrente de su vivienda no pueden descansar hasta las tres de la madrugada.

Las noches ruidosas son un factor de degradación del centro de nuestras ciudades que incita a sus habitantes a abandonar la zona, y además deprecia el valor de las viviendas. Para que unos pocos ganen dinero, otros muchos salen perdiendo.

Os dejo un vídeo para que sepáis de qué estoy hablando:

Todos contra el impuesto de la basura

Posted in gallardón, madrid by centrodemadrid on octubre 20, 2009

Nada más de llegar de Copenhague, donde él y su  alegre comitiva de doscientas personas (algunas más que amigas) habían repartido jamones de Jabugo a diestro y siniestro, Gallardón entre el fracaso que pesaba como una losa y  mientras rumiaba unas falsas quejas que pretendían ocultar el frío engaño a la ciudadanía con “eso” de los Juegos, Gallardón volvió a casa, y  nada más aterrizar, se lanzó a exigir a los vecinos un nuevo impuesto disfrazado de tasa.

 Nada más inoportuno: todos hemos sido testigos de ese vivir a todo trapo de él y su comitiva y quién sabe cuántos cargos de confianza (se dice que 1500) pero todo ese joie-de-vivre lo pagamos los ciudadanos mediante impuestos y, cuando éstos no llegan, (simple equilibrio, los gastos superan a los ingresos) se recurre a otras fuentes, como el impuesto-tasa de recogida de basuras.

Imagen tomada de la Fundación Vida Sostenible

Imagen tomada de la Fundación Vida Sostenible

 Esta tasa parte de un error fundamental, de un pecado original, si se quiere: su cuantía no depende del servicio que presta  el Ayuntamiento a cada ciudadano, sino de la capacidad contributiva de cada uno (medida por el valor catrastal de inmueble). La tasa, por su naturaleza jurídica, es una  contraprestación que la Administración recibe por sus servicios. Por tanto, según la Ley, la tasa no puede exceder de coste real o previsible del servicio y han de pagar más quienes más servicios reciban. Y esto es precisamente lo que las diferencia de los impuestos. Los impuestos son aportaciones realizadas en función de la riqueza (capacidad contributiva) de cada uno. El matiz es fundamental: en materia de impuestos, han de pagar más quienes más tienen y esto no ocurre en materia de tasas, donde quienes más pagan son quienes más servicios reciben.

 Dicho esto, la tasa de recogida de basuras  debía haberse fijado en función del servicio que cada uno recibe y no en función de su capacidad contributiva. Es decir, cuanta más basura generes, más tienes que pagar y no cuánto más valor tenga tu casa, más tienes que pagar. Y lo que da una idea más que aproximada de la basura que genera cada uno (y, en última instancia, de cuántas personas viven en una casa y de sus hábitos ecológicos) es precisamente el consumo de agua

 La tasa podría haberse calculado de una manera más justa: el cálculo lo puede hacer hasta un niño de primaria. Se divide el coste del servicio y entre los usuarios (incluyendo administraciones públicas) en función de su respectivo consumo de agua. El consumo de agua da una idea fehaciente de la basura que se genera en cada hogar y de paso se fomentaría un uso responsable de la misma. La conclusión es que el Ayuntamiento parece esencialmente interesado en cobrar, sea como sea, y lo gestiona de manera apresurada, chapucera y poco reflexiva.

 Pero aparte de que la metodología empleada para el cálculo de la tasa carece de fundamento, es más que cuestionable la existencia misma de esta tasa. Bien es verdad que esta tasa tiene parangón en otros países europeos, pero no es menos cierto que, en estos países, los ciudadanos reciben servicios públicos. ¿O acaso el Alcalde pretende que nos comparemos con Holanda o DinamarcaEn estos países la gente paga muchos impuestos (de eso no hay duda), pero éstos sirven para pagar servicios sociales, y a nadie se le niega una plaza en una Escuela Infantil Publica o en un Centro de Día para mayores. En estos países hay instalaciones deportivas públicas. Recibir esta clase de servicios en el Madrid de Gallardón es poco menos que un sueño.

 Madrid se parece más a Versalles que a Holanda.

 Tamaño cúmulo de despropósitos ha cabreado a la ciudadanía en un país donde la clase política estaba falsamente acostumbrada a una ciudadanía abotargad y , resignada. Pero nada más lejos de la realidad. Los españoles somos los toros, parecemos pacíficos y no reaccionamos hasta que algo nos toca los cojones de verdad. Entonces embestimos por sorpresa y hay en la Historia de Madrid suficientes ejemplos que dan fe de los riesgos que para la clase política implica tomar decisiones de esta naturaleza: el motín de Esquilache, por ejemplo, en el que el pueblo se rebeló contra un edicto que vulneraba su privacidad.

 Nadie pudo entonces calcular las consecuencias de algo aparentemente inocuo, pero en una situación de crisis económica, hay pólvora por doquier y cualquier acontecimiento, por nimio que parezca en sí mismo, puede ser una chispa, y ningún acontecimiento, ninguna decisión son separables del “todo”.

Y sin duda, Internet no servirá más que para acelerar este proceso y por doquier circulan ya formularios de impugnación de la tasa.

Esto parece el principio de algo.

Privatización de la sombra

Posted in madrid, Uncategorized by centrodemadrid on octubre 13, 2009
La Plaza Mayor de Madrid ya no tiene árboles ni bancos. Hay que dejar sitio para mamotretos como este, y lo de sentarse... en una terraza y a esperar a que te metan un clavo

La Plaza Mayor de Madrid ya no tiene árboles ni bancos... es una explanada donde abrasa el sol.Hasta la sombra se ha privatizado.

Supongo que el estado actual de la Plaza Mayor es consecuencia de la modernidad, de esa “apertura al mundo” de  la ciudad y, como no, del afán de recaudar tasas municipales capaces de sufragar el altísimo nivel de nuestros dirigentes municipales.

Pero ¡ay! hubo un tiempo no muy lejano en que la Plaza Mayor era un hermoso vergel. En aquella época, los ciudadanos podían sentarse tranquilamente a leer el periódico a la sombra de un árbol mientras oían cantar a los pajaritos. Pero aquella realidad pertenece a una época en que las plazas públicas eran para el disfrute de los ciuadanos y no para el negocio de los políticos.

Llegados a este punto he de reflexionar porqué los ciudadanos ya no tenemos flores ni pájaros, ni árboles, ni bancos donde sentarnos a la sombra, sino una enorme explanada donde abrasa el sol. Desgraciadamente el modelo de la Plaza Mayor se repite alllá donde vayamos, en la Puerta del Sol, en la Plaza de Callao, en la ampliación del Prado, etc.

La avaricia humana no tiene límites y hasta la sombra se ha privatizado.

madrid-plaza-mayor

Para los ciudadanos este modelo urbanístico es incómodo, desagradable, y malo para el espíritu.Para empresarios y políticos , el “modelo explanada” genera pingües beneficios, a saber:

1) Queda más espacio libre para las terrazas. Los árboles y los jardines  quitan espacio para estas cosas. Si hubiera bancos a la sombra, la gente preferirá sentarse en ellos a hacerlo en una terraza con sombrilla y esto sería malo para el negocio de a) bares y b) ayuntamiento que recauda las tasas. El que quiera sombra que la pague.

2) La contemplación distrae: Si la gente pudiera sentarse a mirar a un árbol o unos pajaritos, ¿qué sería de las tiendas, de los bares…? de todos esos elementos que quieren captar nuestra atención de seres acelerados.

3) Queda más sitio para los mercadillos. Otro invento recaudatorio del Ayuntamiento. Cuanto más espacio libre, más monstruosidades como la de foto se pueden instalar. Esto genera beneficios a las empresas que los montan y desmontan y, como no,  al Ayuntamiento.

Laa privación a los ciudadanos de sus espacios públicos tiene como único fin generar recursos recaudatorios al Ayuntamiento, recursos que son rápidamente devorados por parásitos como la “alegre tropa” de Madrid 2016.  Más que pensar en la calidad de vida de los ciudadanos, en lo que parecen pensar es en sacar pasta de donde sea con tal de elevar su status.  

Sería una maravillosa conquista de la democracia librarnos de esos parásitos. Recuperaríamos nuestros espacios.

Por favor, que no hagan otro hotel

Posted in Uncategorized by centrodemadrid on julio 14, 2009

Siempre me pregunté porqué este palacio de la calle Duque de Alba se encontraba en tal estado de abandono. Al parecer la razón se encuentra en un largo pleito entre el Ayuntamiento (que expropió el edificio) y los antiguos propietarios (una constructora que pensaba hacer un hotel (cómo no…)


Según publica El País una sentencia acaba de fallar a favor de la constructora, obligando al Ayuntamiento a revertir la expropiación. La causa es la siguiente: el Ayuntamiento expropió el inmueble (¡bien hecho!) por el procedimiento de urgencia (¡buena idea!)  para construir equipamientos sociales (¡excelente iniciativa!), pero no hizo absolutamente nada (¡¡MAL!!), y esta dejadez es lo que ha sustentado la sentencia que ordena la reversión de la expropiación y la pérdida de un edificio que podría haber servido para equipamientos sociales.

Resulta, cuando menos, de una pésima gestión, expropiar un palacio para no hacer absolutamente nada con él. Es un abadono burocrático comparable a la telaraña administrativa que propició el nacimiento del caso Guateque. Pero no sólo es una cuestión de abandono burocrático: el problema se agudiza porque dicho innmueble está en el Distrito de Centro, con un déficit histórico de equipamientos sociales difícil de superar.  

Convertir los palacios abandonados en hoteles de lujo es muy del gusto de Gallardón quien parece firmemente convencido de que el corazón de la ciudad sólo puede regenerarse a golpe de talonario. Los vecinos del distrito necesitamos centros de día, escuelas infantiles, centros de actividades…y una cosa está clara: el Alcalde tiene una deuda moral con los vecinos del Centro, por haber permitido el continuo expolio de edificios que podrían haber sido destinados a equipamientos.  Está claro que  Gallardón no va a ser Presidente del Gobierno, al menos que salde su deuda con los vecinos y así podrá dormir con la conciencia tranquila cuando sea viejecito. 

Ver mapa más grande

¿Ha nacido un Movimiento Anti-Madrid 2016?

Posted in madrid by centrodemadrid on junio 18, 2009

Gracias a algunas páginas amigas me he enterado de que está en ciernes una especie de movimiento “subversivo” en la ciudad. El movimiento  se llama Fuck Madrid 2016 y, combinando arte y activismo a partes iguales consiguen algo llamado “artivismo” que busca boicotear el tan ansiado sueño de Gallardón de conseguir la candidatura olímpica de la ciudad para 2016.

Fuente: somoscentro.com

Un ejemplo de este "artivismo" (Fuente: somoscentro.com)

El truco es simple: mediante un sencillo borrado se eliminan unas cuantas falanges de la  emblemática mano de la candidatura Madrid 2016 y voilá, el resultado en la imagen de la derecha. 

Al parecer, a los artivistas (que cada vez son más) les da por tunear los carteles de apoyo que inundan la ciudad en un ejercicio de gran sencillez e incalculable impacto. Me fascina de estos movimientos su carácter anónimo, y espontáneo y me parece un fenómeno cultural comparable a las antiguas coplillas satíricas que recitaban todos pero que nadie sabía ni quien las había escrito.

Que el movimiento tenga o no éxito dependerá de su aptitud para conectar con el inconsciente colectivo de los ciudadanos, que cada vez con mayor intensidad sentimos que  los sueños y deseos del Alcalde poco o nada tienen que ver con los nuestros. Muchos ciudadanos queremos menos contaminación, más parques, más escuelas infantiles, más bibliotecas… Pero estos sueños poco o nada tienen que ver con los de aquellos que  aspiran a seguir viendo grúas levantadas, turismo de masas consumistas, ruidosas hordas domingueras que llenen los bolsillos de los hosteleros sin importarles que el  Distrito Centro de Madrid se haya convertido en el meódromo de la capital.

Indignación, mucha indignación pero el humor para canalizarla. Y tal vez esto sea sólo la chispa capaz de prender una hoguera.

“Estar en contra de Madrid 2016 no es estar en contra del deporte….es estar en contra del comercio y la especulación que se hace con la excusa de los Juegos Olímpicos. Es estar en contra de la estrategia de que con los JJOO se pagará el asombroso endeudamiento de la ciudad… Estamos en contra de un centro de madrid pensado para el consumismo yonki. Estamos hartos de que usen el miedo y la inseguridad para petar de cámaras y de policías el Centro.(…) Estamos en contra del privilegio a los coches humeantes y contaminantes y de la falta de inversión en carreteras para la bici. Estamos en contra de que ahoguen a la juventud con crisis, hipotecas, trabajos basuras…” (declaraciones de los “artivistas” a somoscentro).

Javier Marías: “Tengo un razonamiento”

Posted in madrid, Uncategorized by centrodemadrid on junio 1, 2009

Javier_MariasMi admirado Javier Marías publica en EL País Semanal un artículo de opinión con el que no puedo estar más de acuerdo. Se titula “Tengo un Razonamiento“, parafraseando el lema “Tengo una corazonada” con que el Ayuntamiento pretende promocionar la candidatura olímpica de Madrid. En el artículo, Marías carga las tintas contra la irresponsabilidad de nuestros responsables políticos que se empeñan en perseguir afanosamente las Olimpiadas para Madrid, cuando no se preocupan de la calidad de vida de sus habitantes.

La percepción de que los ciudadanos somos un estorbo para las autoridades no la tiene sólo Javier Marías y somos muchos los que la compartimos. Personalmente, no entiendo qué motivación ha llevado al Alcalde a invertir 70 millones de euros en obras innecesarias en el distrito Centro de Madrid, cuando las dotaciones sociales de mismo están muy por debajo de las recomendaciones de la Unión Europea.

Los vecinos del distrito centro no tenemos polideportivos, ni carril- bici, ni escuelas infantiles, ni centros de día para mayores, ni bibliotecas públicas, dotaciones que venimos reclamando con insistencia mientras vemos cómo el Ayuntamiento dilapida el presupuesto de nuestro distrito, no en satisfacer las necesidades de los vecinos (que son muchas), sino en obras sin criterio como levantar y volver a construir las aceras varias veces. Parece que se hayan vuelto histéricos.

Por lo demás, dudo de que la estadística municipal que cifra el apoyo popular a la candidatura de Madrid para las Olimpiadas en un 90 por ciento, sea cierta. Habría que ver en qué términos se ha planteado la encuesta y a qué personas. Porque, sin duda, en los tiempos de restricción presupuestaria que vivimos, pocos dudan de que haya otras prioridades de gasto público. Un ejemplo, la Caja Mágica (que nadie sabe muy bien para quién es y para qué sirve) ha costado 160 millones de euros. Lo mismo que 75 escuelas infantiles.

Cito uno de los párrafos del artículo:

“Todas esas autoridades, si de verdad quisieran una Olimpiada, lo primero que harían sería permitir vivir aquí. Es decir, pasear, respirar, trabajar, descansar, dormir. Dejarnos en paz. Es ya una cuestión de supervivencia: somos nosotros o ellos. Que se vayan ellos, por favor.”

AMÉN

Sobre el mercado de San Miguel

Posted in madrid by centrodemadrid on mayo 13, 2009

A estas alturas muy poco ignoraréis que se ha abierto hace menos de una semana el nuevo Mercado de San Miguel. Tras casi dos años de obras y una inversión privada (sostenida con fondos públicos) nada desdeñable, ha resurgido de sus cenizas totalmente renovado prácticamente desconocido. Como vecina del barrio y superados mis prejuicios iniciales ya he ido varias veces y he comprado algunas cosas. Así que me ha parecido oportuno trasladaros mi impresión.

No tiene nada de mercado tradicional… en los mercados tradicionales e venden productos básicos y los vendedores se pelean por la clientela. La primera sensación que uno tiene al entrar, sobre todo si lo hace un sábado o domingo es de estar en un “cañas y tapas” gigante, casi todo el espacio está ocupado por bares, cervería, cafetería. En la zona central hay un espacio absurdamente vacío que no sé para que lo han dejado así. Supongo que para organizar eventos. 

Algo que considero de una horterada subida es la identificación que se empeñan en hacer algunos cursis entre gastronomía y delicatessen. Y esta idenficación que, sólo puede provenir de un nuevo rico, llevo varios días oyéndola en los medios de comunicación, y en las declaraciones de muchos políticos.

Comprar en un mercado exige tiempo. Con el tiempo, uno acaba por establecer una cierta relación personal con los vendedores que acaban por conocer a sus clientes. El vendedor está detrás del mostrador y el comprador, delante. Hay un diálogo y un conocerse que se acaba forjando a lo largo de muchas visitas. En el nuevo Mercado de San Miguel veo difícil que eso ocurra. Tendrá demasiados clientes de paso y sólo algunos habituales. Luego está el tema de los fines de semana: el mercado está hasta los topes y en ese ambiente en el que casi cuesta moverse más difícil es aún comprar. Mucha gente mirando, poca comprando. Además, cada vez se ha extendido más en nuestra sociedad el espíritu de hipermercado: llenar el carro a toda leche y salir pitando. A aquellos que estén acostumbrados a ese tipo de comportamiento les será difícil comprar como antaño, a través de un mostrador. No entiendo lo de Vinçon, que personalmente me encanta. Pero precisamente el encanto que tiene Vinçon es la posibilidad de enredar, toquetearlo todo antes de elegir entre sus muchas tentaciones. Pedirle a un vendedor que te enseñe un cascanueces en un espacio atestado de gente me parece un tanto tenso. No sé cuánto durará.

Algunos puestos ya me parece que están condenados de antemano: el de comida del mundo creo que lleva el RIP escrito en la frente. Le tocará renovarse o morir. Me ha gustado la quesería, con lo difícil que es encontrar quesos diferentes en Madrid y también la tienda de aves, donde se pueden comprar pollos rellenos listos para meter en el horno sin mancharse las manos.

La pescadería me parece que está en muy mal sitio: para empezar, el pescado está a pleno sol, cosa que no he visto en mi vida. También creo que tendrá que ajustar sus precios a la baja. Si la pescadilla sigue costando el doble que en La Cebada, seguirá compensando el desplazamiento (son menos de 10 minutos y creo que la isocrona del pescado está en unos 15). Luego es muy difícil hacer cola ya que entre el pescado y la pared de cristal hay muy poco espacio y no es cómodo.

Considero que uno de los mayores riesgos que presenta el Mercado es el “morir de éxito”. Se presenta como un lugar distinguido con precios no precisamente populares. Pero no hay nada menos distinguido que la muchedumbre ni nada más estresante que tratar de comprar algo a través de un mostrador cuando las masas te aprisionan por doquier. 

Para la gente del barrio, creo que tenemos que evitar los fines de semana.

Eso es todo, por el momento.

Madrid, dime de qué presumes…

Posted in Uncategorized by centrodemadrid on abril 21, 2009

El pasado fin de semana una amiga me contó lo que tal vez había sito la experiencia más fuerte de su vida. Estuvo trabajando en Shangai durante un año en el que recibió la visita de una amiga suya. Desde Shangai fueron a una isla cuyo nombre no recuerdo, llena de resorts y hoteles de cinco estrellas y buenos restaurantes.

 En ese momento  empieza la pesadilla. La invitada sufre  un ataque de apendicitis y la tienen que operar de urgencia en la isla so pena de que derive en una peritonitis y muera. La chica sobrevive pero pasa una interminable semana en un hospital donde nadie habla inglés y las ratas corren por los pasillos como si nada. De recuerdo le queda una cicatriz vertical que parece de broma aunque imagino que a la pobre no le hará ninguna gracia.madrid

La reflexión es la siguiente: en estos países sudbesarrollados que pretenden no serlo, hay un mundo resplandeciente que las autoridades quieren mostrar como si esta cara brillante de la luna fuera la única que existe. Parecen pretender con ello que ese universo de obras faraónicas y lujos sea el único recuerdo que se lleven los turistas cuando vuelvan a sus casas.

Por razones de trabajo durante una época viajé con relativa frecuencia a Estocolmo y el recuerdo que me llevé (lo que más me impactó) fue la cantidad de madres jóvenes que había por la calle empujando sus carritos. También es verdad que las suecas por regla general parecen más jóvenes de lo que son. Pero a mí, acostumbrada a vivir en el centro de Madrid, me parecieron resplandecientes ninfas en un bosque de felicidad.cupula Quizás uno cuando viaja no se lleva de recuerdo más las sensaciones que más les han impactado, lo quieran las autoridades o no.

Y es muy probable que en Madrid la costosísima cúpula “británica” del Ayuntamiento no convierta a los madrileños en unos gentelmen y que, por tanto, la realidad que  esté ahí bien visible incluso para los turistas. Esta España de gente gritona, malencarada, capaz de tantas cosas repugnantes, como escupir u orinar en la calle, tirar las colillas al suelo, hacer botellón en parques infantiles, o no recoger las cacas de sus perros cuando nadie les ve. Nuestro Madrid, con una Administración capaz de gastar millones de euros en una cúpula mientras que en los centros de menores se tortura y maltrata a los chicos hasta llevarlos al suicidio. Con toda impunidad, sin que nadie diga nada, pero todos estemos un poco más tristes.

Y tal vez lo que se lleven nuestros turistas de recuerdo y lo que quede en su memoria no sea la belleza de los lienzos de Velázquez sino la inquietante sensación  de tanta gente malencarada y estresada que pulula por las calles. Y ese picor en la garganta y la piel sucia de tanta polución.

Y tal vez, de cuando en  cuando,  en la tranquilidad de sus hogares los que fueron turistas, acaricien esos recuerdos como la chica de Sanghai acaricia su cicatriz, sintiendo por nosotros la misma compasión que uno siente por los chinos.

¿Universos Paralelos en la “Manzana de Oro”?

Posted in madrid by centrodemadrid on abril 6, 2009

La calle encuentra sus propias aplicaciones para las cosas

Un hotel de cinco estrellas,tiendas de lujo en los bajos y apartamentos a 18.000 euros/m, un aparcamiento para los vecinos con entrada independiente para los trabajadores (no sea que es mezclen)… Y, en medio de todo este microcosmos de mentira,  tal vez una mujer parecida a Paris Hilton tarareando mentalmente life in plastic/ is fantastic.

Según informa Madridiario, éstos eran los planes para la llamada “manzana de oro“, el complejo de siete edificios que posee el Banco Santander entre las calles Alcalá, Sevilla, Canalejas y la Carrera de San Jerónimo. Parece que estos planes, tan bellos y tan refinados y tan elegantes sobre el papel o sobre una maqueta (¿habrán incluido señoras rubias inmpecablemente peinadas llevando bolsos Louis Vuitton?)… la imaginación se dipara ante tal magno proyecto… y, sí, sobre la maqueta esos eran los planes para la zona, imagino que a Gallardón se le debía de hacer la boca agua con la idea.

Pero el futuro ya no es lo que era, ya que la realidad , como en una pesadilla futurista, es escurridiza, caprichosa y ella solita cambia las reglas que creíamos que dirigían los fenómenos. Al parecer, la manzana ya no encuentra comprador solvente capaz de afrontar con garantías este proyecto. Y así, entre la maqueta de plástico donde un chófer espera a una señora rubia y carga la carísima compra en el maletero de una limusina, entre ese mundo Barbie world lleno de Chanel, Loewe, Hotel Ritz, entre ese Universo poblado por gente rica y bien vestida con aparcamiento propio,  entre esa burbujita de champán y otro mundo cara B de donde las putas  enseñan sin pudor unas lorzas forradas de licra barata y pasa un tío gordo que escupe en una acera sucia, entre esos dos mundos no hay nada, sólo un suspiro, un segundo, un milímetro. 500 metros a lo sumo, pero todo un abismo que separa el ser del querer ser y no ser, lo real de lo posible.  Unas cuantas hipotecas subprime al otro lado del mundo y voilá… el universo de la puta con sus lorzas cubiertas de lycra, gana por goleada… porque lo que separa a una realidad de otra es tan fina como el filo de una navaja (una membrana, que dirían los físicos) y todos acabamos deslizándonos de un lado o de otro del filo sin que nadie haga nada por evitarlo.

La manzana de oro ha albergado representaciones del p0der: en el siglo pasado, el poder se encarnaba en la figura de banqueros que debían de llevar chistera y bigotes con las puntas engominadas. Pero la época de los grandes bancos ha tocado a su fin… ¿qué vendrá ahora?, un poder representado por la señora rubia comprando chaneles…, no lo creo, muy de los ochenta… ese capitalismo también ha hecho aguas y hasta los bancos lo saben. En este presente, no sabemos muy bien qué es el poder ni su representación, ni mucho menos qué es el futuro. ¿debemos dejar que las cosas fluyan sin más? tal vez eso sea lo más sensato.

Todo esto parece un juego de palabras que habría fascinado a Borges: nadie se cree el mundo de mentira que unos pocos han concebido para estas calles, un mundo dorado que sólo existe en la imaginación de esos pocos, pero que no trasciende a la colectividad (porque para hacer realidad el sueño de unos pocos, es preciso el trabajo de muchos, de nosotros, que a fuerza de traiciones y de no obtener más que las migajas de la tarta, nos hemos vuelto muy escépticos y por tanto poco colaboradores). Tal vez  por eso no haya crédito para ese proyecto, en el sentido más amplio  de la palabra. El sistema financiero se basa en la confianza, y el proyecto parece que no inspira ninguna (a nadie) .. .al fin un poco de cordura, ¿habrá comenzado la banca a obedecer al inconsciente colectivo? ¿estamos ante el inicio de una nueva era?  Quién sabe…

Todo es posible, cualquier cosa es posible,  para esa manzana de oro, propiedad del Banco de Santander, cuya Fundación ha invitado hoy al físico Alexander Vilenkin, uno de los autores de la teoría de Universos Paralelos. ¿será una coincidencia?

No es que sea muy fan, pero ayer me gustó el artículo de Maruja Torres en el EPS titulado “Adiós al gigantismo”  donde describe la situación de Estados Unidos en que la crisis ha hecho mella en el paisaje urbano y los templos del consumo:

mastodónticos centros comerciales destartalados, polvorientos, en cuyos escaparates apenas quedará la mella dejada por el último consumista que le dio un tiento a las ofertas. En algunas ciudades de Estados Unidos, estos templos obscenos de la adquisición rápida y la comunicación humana lenta han sido reciclados y sus estructuras se han aprovechado para que alberguen instituciones municipales al servicio de la comunidad, bibliotecas, lugares de juegos

Han fracasado los sueños de una minoría y es muy probable que en nuestro barrio nunca exista la señora rica comprando Loewes, ni el hotel de cinco estrellas, pero si se me permite decirlo, ninguna falta que hace.  Y la prosperidad puede ser otra cosa muy distinta de los escaparates y del lujo: la prosperidad puede no ser riqueza para unos pocos, sino un poco más de riqueza para todos. La prosperidad es, en definitiva, lo que nosotros queramos que sea.

 Y tal vez los vecinos del distrito hemos sido demasiado modestos en nuestras pretensiones pidiendo humildemente que acondicionaran esa casita de la Calle Mayor 83 como Escuela Infantil (y maldito el caso que nos han hecho esos cantamañanas que controlan el Ayuntamiento)… teníamos que haber sido menos humildes y reclamar para nosotros toda la manzana de oro que podría albergar: una biblioteca, un gimnasio, un centro de actividades con ludoteca, una escuela infantil, espacio para talleres, un aparcamiento de residentes y un jardín donde sentarse a leer el periódico mientras nos da el sol en la cara. Y, todo ese sueño, coronado por apartamentos de alquiler intervenido para los jóvenes en lugar de pisos a 18.000 el metro. 

 ¿Es inviable? No lo creo. Al fin y al cabo todo eso es propiedad de un Banco al que hemos rescatado con nuestro  dinero y que, ahora que lo pienso,  igual teníamos que haber dejado que se hundiera…un Banco que paga a un físico especulativo por decir que hay infinitos mundos posibles, lo que implica que en la manzana de oro existen guarderías, bibliotecas, apartamentos sociales. Están ahí, en alguna parte, en algún tiempo, si es que el tiempo y el espacio existen, cosa que al parecer tampoco. 

Y como soy una persona más pragmática que especulativa, vuelvo a citar el artículo de la no menos pragmática Maruja Torres “qué bien si el cuento de terror a lo Ballard terminara así, con el uso finalmente correcto de las reliquias suburbanas que el gigantismo deja tras de sí, una vez que ha estallado la burbuja”.

Amén.

Marcha contra el expolio

Posted in gallardón by centrodemadrid on marzo 30, 2009

Unas seis mil personas, que se dice pronto, marcharon ayer en señal de protesta contra el proyecto de sepultar la Cornisa de San Francisco bajo toneladas de cemento para dársela a los curas. Un gran error de este sucio traidor que tenemos por alcalde y  que no sabemos si va o viene, o nos va a pegar un puñalada o dos, si nos va a robar o va a hacer que otros nos roben.cornisa-protesta-1

Entre todos los madrileños pagamos el sueldo de este señor y él se dedica a robarnos. Cuando menos, deberíamos poder echarlo a la calle antes de que termine la legislatura.

Y si no rectifica, peor para él.  La gente  de esta ciudad tenemos espíritu cívico. Tal vez no seamos muchos, pero nos tienen muy encabronados y cada vez somos más. 

Gracias a todos por estar allí.

En este enlace podéis ver fotos de la marcha:

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 26 seguidores