Centrodemadrid

El Ayuntamiento pretende construir un Vaticano en pleno Centro de Madrid

Posted in gallardón, madrid, noticias y artículos by centrodemadrid on febrero 5, 2009

“Mi reino no es de este mundo”

Jesús de Nazaret, (so long ago)

Varios medios se hacen eco del plan de crear una especie de “Ciudad del Vaticano“. El plan ha encontrado la férrea oposición de Asociaciones de Vecinos que han intentado movilizarse contra la pérdida de espacios comunes , pero al final parece que va a salir adelante si un poco de cordura no lo impide.

Supondrá la destrucción de  más de 15.000 metros cuadrados de zonas verdes protegidas para que la Iglesia construya 25.000 metros cuadrados de nuevos edificios para el uso y disfrute exclusivo de la élite eclesiástica, a saber: una Biblioteca Diocesana, una Casa de la Iglesia, una Residencia para Sacerdotes, oficinas del Arzobispado y un aparcamiento, todos de “uso privado y exclusivo para el Arzobispado”.san-francisco

No me opongo a que la Iglesia  tenga sus dependencias, si así lo necesita. Lo que entiendo que está fuera de lugar es que, dado que el espacio disponible en el Centro de Madrid para dotaciones es muy escaso, se priorice esa clase de usos privativos, incompatibles por naturaleza con las necesidades de los vecinos del Centro.

Tal vez convendría buscar una nueva ubicación para todas esas dependencias en algún otro lugar donde las demandas sociales de dotaciones no sean tan acuciantes. Ignoro los entresijos de la normativa municipal y sus complejos detalles de lo que se puede y no se puede hacer, de dónde se puede y dónde no se puede construir. Pero estoy segura de que el proyecto topa con la oposición generalizada de los vecinos  -sean o no católicos- y de que acompeter proyectos de esta envergadura sin un mínimo de apoyo social no es bueno ni para el Ayuntamiento ni para la Iglesia.

Tal ve z podría la Iglesia “ceder” un poquito, poniendo así en práctica sus propios valores fundacionales y haciendo un regalo de amor a los ciudadanos. 

Del Ayuntamiento, a estas alturas, ya no se puede esperar gran cosa.