Centrodemadrid

Privatización de la sombra

Posted in madrid, Uncategorized by centrodemadrid on octubre 13, 2009
La Plaza Mayor de Madrid ya no tiene árboles ni bancos. Hay que dejar sitio para mamotretos como este, y lo de sentarse... en una terraza y a esperar a que te metan un clavo

La Plaza Mayor de Madrid ya no tiene árboles ni bancos... es una explanada donde abrasa el sol.Hasta la sombra se ha privatizado.

Supongo que el estado actual de la Plaza Mayor es consecuencia de la modernidad, de esa “apertura al mundo” de  la ciudad y, como no, del afán de recaudar tasas municipales capaces de sufragar el altísimo nivel de nuestros dirigentes municipales.

Pero ¡ay! hubo un tiempo no muy lejano en que la Plaza Mayor era un hermoso vergel. En aquella época, los ciudadanos podían sentarse tranquilamente a leer el periódico a la sombra de un árbol mientras oían cantar a los pajaritos. Pero aquella realidad pertenece a una época en que las plazas públicas eran para el disfrute de los ciuadanos y no para el negocio de los políticos.

Llegados a este punto he de reflexionar porqué los ciudadanos ya no tenemos flores ni pájaros, ni árboles, ni bancos donde sentarnos a la sombra, sino una enorme explanada donde abrasa el sol. Desgraciadamente el modelo de la Plaza Mayor se repite alllá donde vayamos, en la Puerta del Sol, en la Plaza de Callao, en la ampliación del Prado, etc.

La avaricia humana no tiene límites y hasta la sombra se ha privatizado.

madrid-plaza-mayor

Para los ciudadanos este modelo urbanístico es incómodo, desagradable, y malo para el espíritu.Para empresarios y políticos , el “modelo explanada” genera pingües beneficios, a saber:

1) Queda más espacio libre para las terrazas. Los árboles y los jardines  quitan espacio para estas cosas. Si hubiera bancos a la sombra, la gente preferirá sentarse en ellos a hacerlo en una terraza con sombrilla y esto sería malo para el negocio de a) bares y b) ayuntamiento que recauda las tasas. El que quiera sombra que la pague.

2) La contemplación distrae: Si la gente pudiera sentarse a mirar a un árbol o unos pajaritos, ¿qué sería de las tiendas, de los bares…? de todos esos elementos que quieren captar nuestra atención de seres acelerados.

3) Queda más sitio para los mercadillos. Otro invento recaudatorio del Ayuntamiento. Cuanto más espacio libre, más monstruosidades como la de foto se pueden instalar. Esto genera beneficios a las empresas que los montan y desmontan y, como no,  al Ayuntamiento.

Laa privación a los ciudadanos de sus espacios públicos tiene como único fin generar recursos recaudatorios al Ayuntamiento, recursos que son rápidamente devorados por parásitos como la “alegre tropa” de Madrid 2016.  Más que pensar en la calidad de vida de los ciudadanos, en lo que parecen pensar es en sacar pasta de donde sea con tal de elevar su status.  

Sería una maravillosa conquista de la democracia librarnos de esos parásitos. Recuperaríamos nuestros espacios.

Anuncios