Centrodemadrid

El espacio NO es el auténtico lujo

Posted in Uncategorized by centrodemadrid on marzo 28, 2010

Es posible que no se vea bien pero en las lonas que recubren el Palacio del Conde de Tepa está escrito en mayúsculas el mensaje “EL ESPACIO ES EL AUTÉNTICO LUJO”.

 Este edificio, de estilo Neoclásico, fue construido a finales del Siglo XVIII. Hace varios meses que se están haciendo obras para reconvertirlo en un Hotel de cuatro estrellas.

 Hubo un tiempo en que se planteó la necesidad de que el Palacio de Conde de Tepa –entre otros-  fuera habilitado como centro cívico para los vecinos.

Pero, tras esta breve utopía, se impuso la realidad y el Palacio llegó a pertenecer a Roca, el “cerebro” de la mafia de Marbella, un señor al que le encantaba el lujo y del que se decía que tenía cuadros de Miró en el cuarto de baño. Luego, el tal Roca vendió el Palacio a un grupo inversor a través de su testaferro Monsterrat Corulla, quien recibió 800.000 euros por la intermediación, cantidad que le fue ingresada al salir de prisión. A la tal Monsterrat Corulla, que alardeaba de su “mano” en el Ayuntamiento de Madrid, un malintencionado Sebastián relacionó con Gallardón durante un debate televisivo, insinuando que entre ellos había un romance, algo que el Alcalde no desmintió.

Y aquel día, al ver a Sebastián blandir la foto de Corulla a muchos vecinos tristemente se nos cayó la venda de los ojos y tristemente comprendimos que nunca habría un centro dotacional en nuestro Barrio. Y que quedaba inaugurada una época oscura en nuestra ciudad, en la que la avidez de beneficios inmediatos (marca de la casa Marbella), turbias gestiones en el Ayuntamiento y pelotazos urbanísticos, marcarían la pauta de nuestro futuro estilo de vida. Un estilo de vida caracterizado por la invasión de turistas, la ausencia total de dotaciones sociales, la antiestética proliferación de tiendas de souvenirs, y todas estas cosas que nos hacen sentir de repente “extraños en nuestro propio barrio”, como arrancados de nuestra tradición y de nuestra Historia. 

Y se despertó, al menos en mí, una cierta inquietud que he decidido compartir con este blog para que nadie olvide dos cosas: las posibilidades que tenemos como barrio y que aún estamos a tiempo de concienciarnos de la importancia de evitar que los inmuebles vayan cayendo uno por uno en manos de las cadenas hoteleras, como un día cayó la costa de España, hoy destrozada y sin ningún encanto.

Así que, parafraseando el lema que han colgado en la fachada del futuro hotel, “El Espacio NO es el auténtico lujo”. El auténtico lujo sería tener políticos honrados, que buscasen la felicidad de los ciudadanos. El auténtico lujo sería que los negocios en esta ciudad estuvieran en manos de personas limpias, y no de delincuentes. El auténtico lujo sería tener un centro cultural, o varios, que cubran las necesidades dotacionales de los vecinos.

Lo que está claro e que el auténtico lujo NO es un hotel. Ni mucho menos.

Préstamo de bicis en Madrid ¿para el turista o para el ciudadano?

Posted in Uncategorized by centrodemadrid on septiembre 23, 2009

Hace unos meses publicaba en este blog la mala noticia de que Madrid no tendría préstamo de bicicletas. Hoy se publica otra noticia: tendrá préstamo de bicicletas.bici

 Es, en efecto, una buena noticia en una ciudad hipercontaminada donde – como nuevos ricos- seguimos haciendo un uso excesivo del coche. La parte mala de la noticia es que el nuevo servicio que el Ayuntamiento dará no está pensado para los ciudadanos, que algunos ya están hasta la coronilla de la megalomanía macroevéntica de este Alcalde, sino – una vez más- será un servicio para el turista.

 Según cuenta hoy El País, a diferencia de la opción elegida en Barcelona, en Madrid, el abono podrá usarse por períodos cortos de un día o una semana. En Barcelona, en cambio, se ha hecho de forma anual para evitar que se convierta en un servicio turístico.

Es decir,que en Madrid, el préstamo de bicis, que pagaremos con nuestros impuestos los madrileños, incluidos ancianos y discapacitados,  será un obsequio más que haremos a los turistas. Un colectivo - el de los turistas- que ya disfruta de nuestros espacios públicos -pensemos en quién usa  las terrazas que inundan la Plaza Mayor, de nuestros mercados tradicionales, – pensemos en el Mercado de San Miguel- que más un mercado parece un decorado de cartón- piedra. Para los turistas se hacen museos en contra de las necesidades de los vecinos, como el innecesario Centro de Interpretación de la Muralla Árabe, en cuyas instalaciones los vecinos pidieron una Escuela Infantil.

En fin y que ahora, además, el turista tendrá un préstamo diario de bicis sufragado con nuestros impuestos. Un turista que cada vez gasta menos… y aporta no se sabe muy bien qué.

En fin, un mensaje al Alcalde:  a ver cuándo nos sacudimos este complejo de ciudad subdesarrollada de  Plan Marshall, que ningún extranjero, ninguna inversión venida de Marte, será la panacea capaz de poner fin al endeudamiento, a la contaminación,a la corrupción y la desidia municipales. Y a ver cuándo empezamos a trabajar -de una vez y en serio-  por  los ciudadanos. Que algunos ya estamos hartos.

Edit: más información

El turista “low-cost” que nadie quiere

Posted in Uncategorized by centrodemadrid on julio 9, 2009

Publica hoy El País un artículo en el que cuenta que  los hosteleros de Barcelona están pidiendo a la autoridades que pongan algún tipo de límites al comportamiento de “sus” turistas a los que, por lo visto, les da por ir en traje de baño por la calle, lo cual afea notablemente la imagen de la ciudad.

Imagino que la impresión estética será algo parecida al mes de agosto en Torremolinos, cuando el problema es que, en realidad uno no está en Torremolinos sino en una de las ciudades más importantes de Europa y probablemente también esté en uno de sus espacios  más bellos. Lo llamativo de todo esto es que son los propios hosteleros los que exigen que las autoridades impongan dichos límites (!). Probablemente esto será el paso previo para pedir algún tipo de ayudas al Estado, como ocurrió en su día con los bancos…  

Fueente: elpais.com

Fuente: elpais.com

Hace un par de días una amiga me comentó que había estado en Venecia y que había vuelto bastante horrorizada de lo que le había parecido una especie de parque temático rebosante de hordas de turistas color gamba

Vivo cerca de la Calle Mayor, donde en el último año han abierto 13 tiendas de souvenirs  de esas donde venden llaveros horrorosos y demás recuerdos kitsch con que un turista kitsch decorará una casa probablemente kitsch. Es lo malo que tiene la vulgaridad, que se extiende como una mancha de aceite. Y sinceramente no entiendo cómo en un entorno supuestamente protegido se toleran tales atentados estéticos: música a todo volumen o letreros luminosos capaces de provocar un ataque epiléptico.  El Boom de esta clase de engendros coincide sospechosamente en el tiempo con la prohibición del Ayuntamiento de Barcelona de abrir nuevas tiendas de souvenirs en el casco histórico. Tengo la teoría de que esta prohibición ha debido de producir en Madrid una especie de “efecto llamada“.

Lo  paradójico de todo esto es que supuestamente la apuesta por llevar el turismo al centro de las capitales tenía como objetivo frenar la degradación de ciertos barrios y ahora ocurre que está siendo el turista un elemento que favorece la degradación.

Todo sistema encierra en sí el germen de su autodestrucción y este efecto se agudiza cuando el sistema elegido sólo favorece a una minoría. Como vecina del centro creo que los turistas fueron buenos en su momento para echar a los quinquis , pero ahora que los quinquis se han ido…  sólo sirven para que unos cuantos empresarios ganen dinero.

Pero a los vecinos… nos llenan la Calle Mayor de tiendas kitsch, hacen que todo sea más caro, etc. Y ahora resulta que también afean y degradan. 

Loque les pasa a los hosteleros barceloneses es lo que les suele pasar a los avariciosos, que la avaricia, tarde o temprano, acaba rompiendo el saco

 Soy una firme convencida de que esta burbuja turística tarde o temprano estallará, salpicándonos a todos. Sólo espero que, mientras eso no ocurra, a esas hordas mal vestidas no las manden a Madrid. Es un ruego.

Más información:

La doble cara del turismo

Madrid, dime de qué presumes…

Posted in Uncategorized by centrodemadrid on abril 21, 2009

El pasado fin de semana una amiga me contó lo que tal vez había sito la experiencia más fuerte de su vida. Estuvo trabajando en Shangai durante un año en el que recibió la visita de una amiga suya. Desde Shangai fueron a una isla cuyo nombre no recuerdo, llena de resorts y hoteles de cinco estrellas y buenos restaurantes.

 En ese momento  empieza la pesadilla. La invitada sufre  un ataque de apendicitis y la tienen que operar de urgencia en la isla so pena de que derive en una peritonitis y muera. La chica sobrevive pero pasa una interminable semana en un hospital donde nadie habla inglés y las ratas corren por los pasillos como si nada. De recuerdo le queda una cicatriz vertical que parece de broma aunque imagino que a la pobre no le hará ninguna gracia.madrid

La reflexión es la siguiente: en estos países sudbesarrollados que pretenden no serlo, hay un mundo resplandeciente que las autoridades quieren mostrar como si esta cara brillante de la luna fuera la única que existe. Parecen pretender con ello que ese universo de obras faraónicas y lujos sea el único recuerdo que se lleven los turistas cuando vuelvan a sus casas.

Por razones de trabajo durante una época viajé con relativa frecuencia a Estocolmo y el recuerdo que me llevé (lo que más me impactó) fue la cantidad de madres jóvenes que había por la calle empujando sus carritos. También es verdad que las suecas por regla general parecen más jóvenes de lo que son. Pero a mí, acostumbrada a vivir en el centro de Madrid, me parecieron resplandecientes ninfas en un bosque de felicidad.cupula Quizás uno cuando viaja no se lleva de recuerdo más las sensaciones que más les han impactado, lo quieran las autoridades o no.

Y es muy probable que en Madrid la costosísima cúpula “británica” del Ayuntamiento no convierta a los madrileños en unos gentelmen y que, por tanto, la realidad que  esté ahí bien visible incluso para los turistas. Esta España de gente gritona, malencarada, capaz de tantas cosas repugnantes, como escupir u orinar en la calle, tirar las colillas al suelo, hacer botellón en parques infantiles, o no recoger las cacas de sus perros cuando nadie les ve. Nuestro Madrid, con una Administración capaz de gastar millones de euros en una cúpula mientras que en los centros de menores se tortura y maltrata a los chicos hasta llevarlos al suicidio. Con toda impunidad, sin que nadie diga nada, pero todos estemos un poco más tristes.

Y tal vez lo que se lleven nuestros turistas de recuerdo y lo que quede en su memoria no sea la belleza de los lienzos de Velázquez sino la inquietante sensación  de tanta gente malencarada y estresada que pulula por las calles. Y ese picor en la garganta y la piel sucia de tanta polución.

Y tal vez, de cuando en  cuando,  en la tranquilidad de sus hogares los que fueron turistas, acaricien esos recuerdos como la chica de Sanghai acaricia su cicatriz, sintiendo por nosotros la misma compasión que uno siente por los chinos.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 26 seguidores